31 mar. 2009

Elemental querido Watson

¡Saludos a los Viajeros!

Ayer mientras buceaba por Internet, me enteré de que la nueva película de Sherlock Holmes ya está bastante avanzada.

Esta nueva versión, dirigida por Guy Ritchie, está protagonizada por dos pesos pesados, como son Robert Downey Jr. (qué grande, Tony Stark) y Jude Law, acompañados de Rachel McAdams, Mark Strong, Kelly Reilly y Eddie Marsan.

Tengo la sensación que en esta adaptación, habrá más acción de lo habitual en las adaptaciones del detective de Baker Street, pero a ver que tal queda. A mí, aunque no he leído mucho, lo que vi me gustó.

Por lo pronto, ya tenemos poster promocional, que por cierto está muy guapo, y anuncia la película para estas navidades.

29 mar. 2009

De como los jóvenes caballeros recibieron su bautismo de sangre

“¡Acercaos! ¡Venid todos a escuchar mis palabras! Yo, Gaeldas el Bardo, os contaré las aventuras y desventuras de grandes héroes.

Traedme una buena bebida, y os narraré de aquellos tiempos en los que los jóvenes caballeros, Sir Gunner y Sir Loic, se convirtieron en el terror de sus enemigos.
De cuando el Oso de Salisbury sembró el terror con la hoja de su hacha entre los incursores, y el sagaz Caballero de la Lanza cubría sus espaldas con su refulgente arma.

¡Venid y acercaos he dicho!
Pues así continúa su historia…”


Las semanas habían pasado con rapidez, dejando la primavera atrás. Los jóvenes caballeros aún estaban acostumbrándose a sus nuevas obligaciones a las órdenes del Conde Roderick, cuando una buena mañana les fue encomendada una tarea.

Acompañarían a Sir Jaradan, un prometedor caballero, del que se decía que era la mejor espada del condado, y a otros siete camaradas, a patrullar las fronteras del sur del condado. Partieron con presteza, junto con sus escuderos, y pusieron sus buenas monturas a un galope suave.

Durante la patrulla, Loic y Gunner hicieron amistad con Sir Jaradan, simpático y quizá algo jactancioso, consciente de sus grandes habilidades guerreras. En ese momento, Sir Jaradan realizó un comentario poco afortunado, acerca de la fama que Sir Gunner había adquirido matando al fiero oso de la aldea de Imber, lo cual molestó sensiblemente al mentado.

- En ocasiones, confundo gilipollas con osos…- Sir Gunner, haciendo amigos.

De pronto, un hombre montado en pony, se acercó a la compañía, agotado de la dura cabalgada. Sin aliento, alertó a los caballeros sobre una incursión más al sur. Eran muchos hombres, bandidos y ladrones en busca de saqueo.
Sir Jaradan, sin dudarlo un instante, puso su caballo al galope para perseguir a dichos bandidos, situación que aprovechó Sir Loic para decir su ya famosa frase:

- Bandidos y Ladrones son como los alcaudones…- grave silencio de los presentes - ¡carroñeros!... – Sir Loic, poeta a tiempo parcial.

Pronto los hábiles jinetes alcanzaron lo alto de una loma, con el fuerte sol a sus espaldas. Abajo, saliendo de la linde del bosque, dos compañías de incursores sajones avanzaban furtivamente. Eran muchos, los superaban en más de cinco a uno, pero no eran más que chusma sajona.

Sir Jaradan, con una sonrisa en sus labios, hizo culebrear a su montura, al tiempo que desenvainaba su famosa espada.

- ¿Qué hacemos, Sir Jaradan?- inquirió Sir Loic -¿Les damos un serio correctivo, o tratamos de echarlos?
-Creo camarada, que podríamos darles un correctivo mientras tratamos de echarlos.
-¡CABALLEROS! ¡A LA CARGAAAA!

Formaron dos grupos, uno al mando de Sir Jaradan, que atacaría por la derecha, y el otro liderado por Sir Gunner, que atacaría por la izquierda.

Los poderosos corceles de guerra descendieron por la suave colina, entre un estruendoso atronar de cascos, gritos y sonidos de armas. Sus enemigos, sorprendidos, apenas tuvieron tiempo de asumir una formación de combate.
La unidad de sir Jaradan se incrustó entre sus enemigos, devastando a su paso, dirigidos por la fabulosa espada del caballero. En cambio, sus otros camaradas, no tuvieron tanta suerte.

Sir Gunner, poco acostumbrado a las dificultades de una batalla real, no pudo coordinar bien el asalto de su unidad de jóvenes caballeros. Pero lo que le faltaba de conocimiento, lo suplía con valentía y arrojo.
El choque fue brutal. Los caballos chocaron contra la aullante marea enemiga, las lanzas se quebraron y las hachas y espadas hicieron su trabajo. El Oso de Salisbury arrolló a dos enemigos, pero su fiero impulso hizo recular a los sajones, que se libraron por los pelos de la carga del Caballero de la Lanza, que acudía a apoyar a su camarada.

Perdido el ímpetu inicial, los sajones, al comprobar su aplastante superioridad numérica, se lanzaron contra ellos como animales. Sir Gunner sujetaba a su montura a duras penas, pues ésta, con los ojos desorbitados, corcoveaba intentando evitar los golpes sajones. Si los caballeros no murieron en ese instante, fue porque sus enemigos se sintieron sobrecogidos al ver la carnicería que el Oso de Salisbury estaba cometiendo.

Lanzaba golpes a diestro y siniestro, su hacha, empapada en sangre, subía y baja sin parar, cortando, sajando y aplastando, entre las risas y los gritos eufóricos del caballero. Cada uno de sus golpes, acababa con un enemigo, y pronto un reguero de cadáveres indicaba su paso.
Pero sin duda, si el caballero sobrevivió a ese día, fue gracias a la ayuda de su camarada, Sir Loic.

El caballero de la lanza, ensartó a un sajón, dejándolo clavado en el suelo, y empuñando otra lanza, se enfrentó con valentía a cuatro enemigos. Recibió golpes, pero gracias a su pericia y a la suerte, ninguno mortal. Mientras, seguía portando la muerte con la punta de su afilada lanza.

El resto de su unidad había sido derrotada, sólo quedaban ellos dos. La prudencia aconsejaba huir, sus posibilidades de supervivencia eran casi nulas, pero aún así, los dos jinetes, enfervorecidos, hincaron sus espuelas en los flancos de sus monturas, completamente empapadas en sangre, y temerariamente cargaron contra sus enemigos.

Los cadáveres eran numerosos, pero a pesar de su habilidad, eran humanos, no dioses. Sir Gunner recibió un tajo profundo en el muslo, y Sir Loic también fue herido varias veces. Cuando la situación ya era desesperada, y el Oso de Salisbury comenzaba a sumirse en las nieblas de la inconsciencia, los sajones supervivientes huyeron. La unidad de Sir Jaradan entró en escena, salvándolos justo en ese momento.

El Caballero de la Lanza, cabalgó con rapidez, sujetando a tiempo a Sir Gunner, que ya caía de su montura. La batalla había finalizado, y ese día, los cuervos estarían contentos.

Las heridas sufridas fueron tratadas con habilidad, y Sir Jaradan decidió que los caballeros heridos debían volver. A pesar de la dura batalla, sólo hubo que lamentar una muerte, la del recién nombrado caballero Sir Ulfer.
Sir Gunner y Sir Loic, junto con Sir Michael y Sir Blain, tenían que volver a Sarum e informar al Conde Roderick sobre lo ocurrido, pero antes, haciendo gala de una gran valentía, el celta Loic se adentró en el bosque siguiendo las huellas de los sajones. Tenía sospechas, y quería comprobar de donde venía.
Por desgracia, el rastro terminaba en un arroyo.

Una vez en Sarum, los caballeros relataron lo ocurrido al Conde, que los invitó a un puesto de honor en el banquete que se celebraría al anochecer. Allí, los jóvenes héroes contaron sus hazañas, bebieron y comieron como caballeros adinerados, pero la noche fue enturbiada por los comentarios de Sir Amig y del misterioso Sir Maglos, acerca de la sangre sajona que corría por las venas de Sir Gunner.

Al final de la noche, el Conde comenzó con un honor especial a los caballeros. Le entregó a Sir Gunner un hacha adornada, fabricada con los restos de las hachas que rompió luchando contra los incursores, y a Sir Loic una lanza labrada con motivos celtas.
Sir Michael y Sir Blain también recibieron regalos por parte del Conde, y todos fueron ovacionados.

Y después de esto, los héroes se retiraron a recuperarse de sus heridas, preparándose para pasar el invierno.

26 mar. 2009

Series: True Blood

¡Saludos a los Viajeros!

Como podéis ver por el título, hoy vengo con una entrada televisiva. Os voy a recomendar una serie, que acabo de terminar la primera temporada y me ha dejado muy buen sabor de boca: True Blood, protagonizada por Anna Paquin, conocida en el mundillo friki por ser Pícara, de los X Men en su adaptación al cine.


Bien, los que me conocen saben cual es mi opinión sobre el “fenómeno vampiro” actual. Sí, esa moda que trata a los vampiros como metrosexuales adolescentes con mucha gomina, y que en lugar de ser fieros depredadores se dedican a ponerle ojitos a las nenas en el insti.

Supongo que habréis notado la ironía y la acidez en mis palabras, puesto que esta nueva moda, simplemente me parece absurda, y lo siento, le pese a quien le pese: Crepúsculo es una mierda! (Ah, que a gusto me he quedado)

Volviendo al tema que me lío. Dicha serie, True Blood, venía avalada por una buena crítica, así que, con muchos prejuicios, me senté a ver el primer capítulo. Y a priori era lo que esperaba. Una chica mona, Sookie Stackhouse (Anna Paquin) que trabaja de camarera en un pueblito de Lousiana, tiene poderes mentales, pues puede leer la mente de las personas.

Su vida es relativamente tranquila, pero todo se pone patas arriba cuando aparece en el pueblo Bill Compton, un vampiro guaperas (Stephen Moyer). Por que sí, señores, en esta serie, los vampiros se han revelado al mundo, y luchan por sus derechos mientras se alimentan de una sangre artificial importada desde Japón.

Eso, incluyendo el super cutre efecto de los colmillos vampíricos ( es horrible cuando los sacan, en que coño pensaban?) hizo que dijera: ¡Joder, van a seguir cargándose al mito!

Pero por algún extraño motivo, seguí viendo los demás capítulos. Y mi opinión cambió. Vaya que sí. La trama, una serie de asesinatos sin resolver, se pone de lo más interesante, al tiempo que vamos conociendo los entresijos de la sociedad vampírica. Todo ello aderezado por unos personajes secundarios más que interesantes, cada uno de ellos con sus propias subtramas e historias. Y además, se insinúa la existencia de más criaturas sobrenaturales.

Ayer vi el último capítulo de la primera temporada, con un final abierto que te deja con ganas de más. Lo cual demuestra el hecho de que las apariencias engañan, y que no es bueno juzgar con antelación.

Lo cual no quita, que Crepúsculo siga siendo una mierda. ( La he visto, así que puedo opinar jeje. )

En definitiva, recomendable 100%

PD.Atención a la canción del opening, que está de PM

22 mar. 2009

Año 485: De cómo los valientes Gunner y Loic fueron armados caballeros

“¡Acercaos! ¡Venid todos a escuchar mis palabras! Yo, Gaeldas el Bardo, os contaré las aventuras y desventuras de grandes héroes.

Narraré la leyenda de Sir Gunner el Sajón, el Oso de Salisbury, caballero sin par en toda Britania.
Conoceréis las hazañas de Sir Loic, el Caballero de la Lanza, hábil y astuto, de ingenio tan afilado como el de una espada.

¡Venid y acercaos he dicho!
Pues así comienza su historia…”


Amanecía un nuevo día en las fértiles tierras de Salisbury, bajo el mandato del noble Conde Roderick. La primavera ya había llegado, y el sol se alzaba, imponente, en medio del azul firmamento.
En Tilshead, desde el castillo de Sir Elad, un veterano caballero que desempeñaba el cargo de Alguacil de Salisbury, se escuchaba el inconfundible sonido de un entrechocar de aceros. En el patio de armas, dos jóvenes escuderos entrenaban con fiereza.

Uno de ellos era alto y corpulento, de cabellos rubios y tez pálida. De no ser por su vestimenta, podría haber pasado por un berserker sajón recién desembarcado. Era Gunner, hijo de Eric, cuya familia descendía de aquellos extranjeros que llegaron a Britania invitados por Vortigern.
Tiempo después, obtuvieron el pequeño feudo de Stapleford, cuya heredad pasará al joven Gunner si Dios lo quiere.

El otro combatiente, más esbelto y ágil, se movía con destreza esquivando a duras penas los poderosos tajos que Gunner asestaba. Su nombre era Loic ap Tonan, un auténtico celta, cuya familia poseía el señorío de Newton Tony. En su atractivo rostro se dibujaba una mueca de concentración.

En ese momento, Sir Elad entró salió de la torre, murmurando por lo bajo una sarta de maldiciones. Según les contó el viejo caballero, los campesinos de la aldea de Imber, no dejaban de quejarse acerca de una especie de oso devorador de hombres. Como el Conde no podía permitirse el lujo de perder ningún caballero en semejante empresa, el Alguacil envió a ambos jóvenes, que aceptaron encantados su ofrecimiento.

Partieron sin demora, y pronto encontraron al Padre Garr, un orondo y campechano sacerdote que los puso en antecedentes.

- Os juro que ese oso no es un animal común. ¡Ya ha matado a más de cuatro hombres! ¡Debe ser una criatura del Infierno – El Padre Garr, informando a los escuderos

Con la ayuda de John el Triste, un buen cazador de la aldea, los escuderos se adentraron en el bosque cercano, en busca de la pista del temido animal. Sorprendentemente, decidieron ir a pie. Loic, haciendo gala de una pericia notable en el arte de la Caza, encontró un viejo rastro, que sin duda pertenecía al oso.
Sin perder un segundo, se lanzaron tras su pista, hasta llegar a una pequeña cueva, donde la bestia, que resultó ser hembra, alimentaba a sus crías ¡Con trozos de carne humana!

Con un alarido desafiante, Gunner el Sajón se lanzó al ataque. El oso, sorprendido ante tan temeraria acción, se alzó sobre sus fuertes cuartos traseros bramando de furia. Mientras tanto, Loic se acercaba al animal con cautela, empuñando la lanza.
El oso embistió con fuerza, pero Gunner detuvo el golpe con su escudo, para contraatacar con un potente golpe que alcanzó al animal en una pata. Loic clavó su lanza en un costado de la bestia, y en ese momento, en un alarde de fuerza y habilidad, Gunner incrustó su hacha en la cabeza del oso, que cayó pesadamente al suelo.
Loic, impasible, acabó con las pequeñas crías, aduciendo que eran un peligro una vez que han probado la carne humana.

Cuando llegaron al pueblo, se organizó una celebración. Todos aclamaban a sus nuevos héroes, incluso las jóvenes en edad casadera los miraban con timidez. Gunner, se subió a un taburete, impresionando a todos los presentes con el relato de sus hazañas. Desde ese día, fue conocido en Imber como Gunner Mataosos.

- ¡Era un animal enorme, de más de dos metros! ¡Qué digo dos, tres metros! Y sus ojos infernales me miraban con odio, más yo no tuve miedo! Y de un solo golpe de mi hacha, la bestia cayó a mis pies! – Gunner, impresionando a su audiencia con un crítico en Oratoria.

Al día siguiente partieron, dejando atrás a los agradecidos campesinos, pero la tranquilidad del viaje no fue duradera. A lo lejos, los jóvenes vieron humo, y sin dudarlo se lanzaron al galope. En una pequeña aldea, unos bandidos asaltaban a los pobres campesinos. Gunner lanzó un tajo, y casi partió por la mitad a uno de los bandidos. Su camarada, bañado en sangre, se rindió al momento.
Loic atacó, pero la fortuna quiso que su lanza se partiera al chocar contra el escudo de su enemigo. Descabalgó con habilidad, y con una espectacular maniobra de combate, terminó con la hoja de su otra lanza apoyada en la garganta del bandido. Éste pidió piedad, y los escuderos se la dieron.

Interrogaron a los bandidos, y se enteraron sorprendidos, que había una banda que operaba desde el bosque, y que alguien guiaba sus ataques. Con tan importante información en su poder, los escuderos no perdieron tiempo, llegando a la ciudad de Sarum, donde estaba la corte del Conde Roderick.

Allí acompañados por Sir Elad, fueron recibidos por el Conde, que los felicitó por sus actos, y decretó una fiesta en honor a los escuderos. En dicha fiesta, se les informó a los jóvenes que serían armados caballeros, honor que ambos aceptaron encantados.
Pasaron la noche en vigilia, Gunner en la capilla como buen cristiano, y Loic bajo la luz de las estrellas, según sus creencias paganas.

Al día siguiente, el Conde Roderick les tomó los juramentos de lealtad y caballería y les entregó sus armas, armadura y espuelas. La corte los aclamó, y ese gran día, comenzaron sus andanzas, que serían recordadas para siempre.

Los Caballeros en 485

Sir Gunner (Edad 21)
Caballero Celta Cristiano, Caballero Mantenido, Gloria 1173
TAM 18, DES 7, FUE 16, CON 12, ASP 10
Habilidades principales: Hacha 15, Batalla 13, Percepción 10
Rasgos y Pasiones famosas: Justo 16

Sir Loic (Edad 21)
Caballero Celta Pagano, Caballero Mantenido, Gloria 1200
TAM 17, DES 13, FUE 8, CON 11, ASP 12
Habilidades principales: Lanza 15, Coquetear 13, Cazar 10
Rasgos y Pasiones famosas: Generoso 16

21 mar. 2009

Comienza la Aventura: Campaña de Pendragón

¡Saludos a los Viajeros!

Ayer dio comienzo lo que espero que se convierta en una larga campaña del juego de rol Pendragón. Para aquellos que no sepan de qué demonios hablo, voy a hacer un pequeño resumen:



Pendragón es un juego creado en los años 80 por Greg Stafford, uno de los mejores diseñadores de juegos que existe (también dio vida a Glorantha, del añorado Rune Quest) y que, como su nombre indica, se basa en los mitos y leyendas Artúricas. En este juego, los personajes serán caballeros, ya sean cristianos caballeroso, o poderosos paganos.

Todo el juego gira en torno al mítico Arturo y su Camelot, su visión caballeresca del mundo, el amor cortés, justas, combates por honor, y la sangre y el sudor de la guerra. El libro básico, se centra en el año 531, cuando el Reino de Arturo se encuentra en su auge, así como los famosos Caballeros de la Tabla Redonda.

Además de éste Básico, en España Joc sacó tres suplementos más. Caballeros Aventureros, donde ampliaba las reglas de creación de personajes, permitiendo crear personajes de otras regiones, como Irlanda u Occitania, así como alguna expansión de reglas.

También está el suplemento de Magia Céltica, un pequeño compendio con las reglas para la sutil magia artúrica, ejemplificada por el sabio Merlín y la terrible Morgana (olvidaos de ir lanzando bolas de fuego a diestro y siniestro jeje)

Y por último, el Joven Arturo, que explica los sucesos acaecidos desde que Uther reinaba en Britania, hasta que Arturo es nombrado Alto Rey.

Además, acaba de salir la Quinta Edición del juego, con reglas ampliadas, y que sitúa la acción un poco más atrás en el tiempo, junto con lo que, considero el LIBRO DE CAMPAÑA DEFINITIVO, The Great Pendragón Campaign, un gran compendio donde se detalla AÑO POR AÑO y aderezado con abundante información, lo que ocurre desde que Uther es Rey, hasta la Muerte de Arturo. En definitiva, 80 años de campaña, donde probablemente, quien termine jugando sean los nietos de los personajes iniciales.

Bien, pues una vez hecho el resumen, comenzaré a postear regularmente las andanzas de mis dos nuevos caballeros:


Sir Gunner de Stapleford, un corpulento guerrero, por cuyas venas corre sangre sajona, que intenta demostrar a los britones que es un digno caballero a pesar de su ascendencia. Orgulloso, bravucón y pendenciero, su pericia con el hacha no tiene parangón entre los jóvenes caballeros.

Sir Loic de Newton Tony, un atractivo e inteligente joven, tan hábil con las palabras como con la lanza, que intenta devolver a su numerosa familia, parte de la gloria que antaño tenían. Astuto y mordaz, es el contrapunto perfecto para el más salvaje Gunner.

Estamos en el año 485, el rey Uther gobierna Britania, y pronto oiremos hablar de estos dos héroes.

¡Comienza la Aventura!

12 mar. 2009

Críticas de Cine 06 y 07: Watchmen y Gran Torino

¡Saludos a los Viajeros!

Tras varios días ocupado, por fin me uno a la avalancha de blogs y webs que ponen su reseña de las dos últimas películas de moda: Gran Torino y Watchmen.




Empezaré por la segunda, que es la que menos me ha gustado. Soy consciente del tremendo éxito que este comic, creado por Alan Moore ha tenido siempre, siendo considerado por muchos el mejor comic de la historia. En su momento trató temas nunca vistos, como violación, malos tratos, violencia explícita... en resumen, inauguró el hoy más habitual "comic para adultos".

Y quizás por eso, por leerlo tarde, cuando lo leí tuve la sensación de que no me sorprendía, que no era tan innovador como me habían dicho, supongo que por las expectativas que tenía.
Así que cuando fui al cine a verla, tampoco iba con mucha ilusión por ese lado, pero por el otro, sí que tenía ilusión por su director, pues Zack Snyder venía de hacer la mejor película que he visto después del Señor de los Anillos, que es 300, la cual me pareció una auténtica maravilla, y me dejó flipado.

Pero en esta peli... la sensación que tengo es ni fu ni fa. Es, probablemente, una de las adaptaciones más fieles que he visto de un comic al cine, pero no me terminó de gustar, y sigo sin saber por qué. Los personajes estaban clavados (grande Rorscharc y el Comediante) la banda sonora muy buena, las escenas de acción (escasas...) buenas aunque abuse de la cámara lenta, etc. ¿Por qué no me gustó entonces?

Pues ni idea, pero el caso es que me dejó muy frio. Pero mucho mucho. Supongo que, como todo, para gustos los colores. Mi recomendación es que la vean y decidan por sí mismos.

Mi nota: 6,5




Y ahora voy a por la segunda. Gran Torino.



La primera palabra que me viene a la mente es: GENIO así, con todas las letras y mayúsculas.

Siempre he sido un fan del Señor Eastwood, desde sus inicios en el spaghetti western (como buen fanático de las pelis del oeste que soy) y en general me encantan sus películas, pero es que ya no es sólo como actor.

Cada vez que Mr. Eastwood se pone tras las cámaras, sabemos que nos espera, como mínimo, una buena película. Y en esta última, si bien no está al nivel de, por ejemplo, Million Dollar Baby, nos da un cursillo de como hacer una buena película, sin estridencias en el guión, sin giros megaforzados, y sin los recursos de los directores de medio pelo.
Simplemente, haciendo bien las cosas.

La historia gira sobre la vida de Walt Kowalsky un veterano soldado de Korea, cuya mujer ha fallecido y apenas tiene contacto con su familia. Es el último americano de su barrio, invadido por la inmigración, y él, un hombre chapado a la antigua, gruñón, cascarrabias, malhablado y racista, tiene que aprender a lidiar con sus nuevos vecinos.

Y aquí empieza la lección. Al principio, cómica, en su relación con los vecinos orientales Sue y Thao (y su inolvidable abuela xd) y luego, más seria cuando Walt comienza a implicarse en el vecindario.

Bueno, no sigo, que me emociono y cuento la película. Recomendable 100% sin duda. Vayan al cine, bájenla, o lo que sea, pero véanla.

Mi nota: 8

5 mar. 2009

Ríos de Tinta 04: El Pistolero, Saga La Torre Oscura I

¡Saludos a los Viajeros!


En la reseña de hoy, voy a comentar el primer tomo de una saga compuesta por siete libros: La Torre Oscura de Stephen King



Probablemente todos conozcamos al Tito King, considerado por muchos como el rey de la literatura de terror, y probablemente el hombre con la producción más elevada del mundo... tiene más libros escritos que una biblioteca.

Bien, pues al parecer, cuando King era joven, unos 19 años según pone en el prólogo, estaba muy influenciado por la obra de Tolkien,(y quien no!) y un día, entró a un viejo cine a ver una película.
Esta peli era el Bueno, el Malo y el Feo, del amigo Clint Eastwood(he dicho alguna vez, que este hombre es el mejor vaquero del mundo?) y descubrió que quería hacer una historia fantástica, pero con la épica de un Western.

Bien.

Dicho esto, tengo que decir que el libro es raro. Raro de cojones. Hay pasajes en los que King desvaría un pelín, y apenas entendemos lo que dice, pues mete muchas referencias "americanas" que cuesta entender (esto se acentúa aún más en el segundo libro...), vamos que no está bien escrito. En condiciones normales, diría que es un libro muy malo.

Pero no. Tiene algo. No se si es el carisma del protagonista, Roland Deschain, de Gilead, o quizá ese pequeño atisbo de la historia pasada, en la que esboza apuntes de ese extraño mundo que el pistolero habita, que engancha.

Y como engancha. De hecho, me he leído el segundo del tirón, y voy por la mitad del tercero, absorto porlas desventuras del último pistolero.

Demonios, hechiceros, drogadictos, fanaticos religiosos, de todo podemos encontrar en este primer libro, en el que Roland persigue al misterioso hombre de negro.
Destacar una parte, en el pueblo de Tull, donde se puede contemplar la brutal y fría eficacia del pistolero.

En definitiva, un libro recomendable. A mí, King no es que me haga excesiva gracia, pero esta historia precisamente sí que está muy bien. Igual es mi fascinación por el western, pero las novelas tienen una legión de fans.

Yo creo que, con este libro, no hay medias tintas: O te gusta, o lo detestas.

Mi nota: 7