25 feb. 2010

Perdido con Perdidos

¡Saludos a los Viajeros!

Tal y como indica el título, voy a hablar de Perdidos, o Lost, como gusta llamarlo a la mayoría. Y voy a decir que me tiene hasta las narices.

Antes de que los escasos lectores del blog me amarren a la hoguera por hereje, me explico un poquillo. No puedo negar que Perdidos es una de las series mejor planteadas y realizadas de los últimos tiempos, así como una trama muy interesante, con la que los guionistas han sabido jugar para mantenernos pegados al televisor.

Reconozco que durante las cuatro primeras temporadas estuve enganchado, viendo un capítulo tras otro, intentando desvelar las tramas que se sucedían en la isla, elaborando mil y una teorías que, al siguiente capítulo, terminaban desbaratadas. Reconozco también que han reunido una serie de personajes bastante interesantes, con sus propias aventuras y desventuras, y en general atractivos para el espectador (quitando a la sosainas de Kate, que vale, está muy buena, pero no interesa un carajo. )

Peeeeero, últimamente han cometido el error habitual en todas las series americanas que triunfan. Lo que he dado por llamar el "Efecto Chicle". Este efecto se produce cuando, los productores de una serie comienzan a ganar dinero a mansalva, y deciden que no van a perder la gallina de los huevos de oro.

Ejemplo claro de esto: Sobrenatural. Para mí, la mejor serie que puede verse ahora mismo. Su creador había anunciado que la serie terminaría en la quinta temporada, y de hecho, los capítulos apuntan a ello. Pero claro, como la audiencia ha subido, la productora ha anunciado que habrá una sexta.

Algo así ha pasado (siempre desde mi humilde opinión) con Perdidos. Creo que la historia podría haberse contado perfectamente en cuatro o cinco temporadas, pero la han alargado demasiado. Y en una serie con tantos giros y giros y giros de guión, es misión casi imposible seguir todo. Además, en los últimos capítulos lo único que han hecho es presentar un enigma, tras otro, para luego otro más y otro y otro, pero no solucionan ninguno.

Que si Locke pa'lante y pa'tras, que si Jacob, que si la isla se mueve, si líneas alternativas, si el templo, los Otros y los de Mas Allá, etc. Es lo que decía un amigo mío, realmente, terminas viendo la serie por inercia, por la esperanza de saber qué demonios pasa, aunque estes hasta las narices. Después de chorrocientos capítulos no me voy a quedar sin saber que pasa ¿no?

Tengo la amarga sensación de que el final va a defraudar a mas de uno. Algo tipo los Serrano, pero a lo americano, no se si me explico. Espero equivocarme....

2 comentarios:

Javier Pellicer dijo...

Ocurre con todas las series de éxito, como bien dices. Y consuélate, Perdidos al menos sabes que terminará esta temporada, o sea, que algo aclararán (lo prometieron los productores, que todo se desvelaría). Hay otras series que apuntaban muy alto y se han "prostituido", como digo yo. Es el caso de Héroes, cuya primera temporada es lo mejor que he visto en televisión (con algunos matices), pero que no ha cumplido lo que prometía en las siguientes temporadas: los seguidores queríamos ver una serie de superhéroes, y en lugar de eso nos aburren con las miserias de unos personajes que sólo actúan movidos por sus intereses personales. Y bueno, que estoy harto de ver que si Sylar se vuelve bueno, luego malo otra vez, luego bueno... ¡Abominable! (Te cuento esto dando por hecho que conoces la serie).
El problema de las series es precisamente ese: mueren devoradas por su propio éxito. No hay ninguna que tenga un final digno. Aunque tengo esperanzas de que Perdidos acabe por ser la excepción. Sea como sea, el misterio final (quién es Jacob, qué es la isla, para qué llegaron los del vuelo) sigue despertando un interés increíble. Imagino que como todos, habrás hecho tus teorías...
Saludos.

Alsharak dijo...

Bueno Javier, lo de Héroes no tiene nombre. Yo recuerdo, junto con un grupito de amigos, estar desesperados porque se estrenara el siguiente capítulo. La primera temporada es magistral.

De la segunda vi varios capítulos, y me costó, pero la terminé, en plan joer, espero que mejore. La tercera, vi 3 capítulos y pasé de todo. Has puesto un buen ejemplo la verdad, espero que no pase con Supernatural!!!

Y lo de Perdidos, pues sí, uno la sigue viendo por saber, pero ya casi por obligación, porque piensas: "No me he tragado 5 temporadas para luego quedarme sin saber..."

Saludos!