9 feb. 2011

Spartacus: Gods of the Arena

¡Saludos a los Viajeros!

Llevaba un largo tiempo en estado de letargo cual vampiro neonato cualquiera, cuando he visto algo que me ha hecho despertar. Y no ha sido otra cosa que la nueva “miniserie” del canal americano Starz, la precuela de Spartacus: Blood&Sand, que lleva como título Spartacus: Gods of the Arena.



Bueno, ayer me empapé ,uno detrás del otro, de los tres primeros capítulos de esta serie (de los seis que contará en total) y cuando terminó el último, la única frase que pasaba por mi mente era: ¿Cómo he podido pasar yo sin esta serie?

Todas aquellas virtudes de las que hacía gala la serie original, las mantiene esta precuela. Obviamente, los críticos podrían destrozarla en cuanto a rigor histórico, sexo y violencia, a veces de forma gratuita y , escenarios por ordenador, etc, etc. Pero la verdad es que la serie da lo que muchos queremos ver, que es precisamente lo enumerado anteriormente.

Combates hiperépicos, traiciones y putadas a mansalva, y unas tías a cual más tremenda (y supongo que para los que les gusten los hombres igual, que no se cortan un pelo en salir en bolas). Sangre, sudor y muerte. ¡¡Brutal!!

Esta miniserie nos sitúa un tiempo antes de que Spartacus llegue al ludus de Quintus Batiatus, o para ser más exactos, de su padre, que todavía sigue vivo. Asistimos a la llegada de Crixus al ludus (de forma parecida a la llegada de Spartacus, todo hay que decirlo) y nos encontramos con viejos conocidos, como Oenomaus, que todavía no se ha convertido en Doctore, y anda recuperándose del combate contra Theokolés, la Sombra de la Muerte, el sirio manipulador de Asher (sí, lo odiamos, pero hace un papelón) o el asquerosamente odioso Barca.

¿Y el prota? Bien, sin ningún tipo de dudas, éste es Gannicus, un celta que se convierte en campeón de la arena, interpretado por un desconocido Dustin Clare, que hace que olvidemos a Spartacus en un instante. Juerguista, pendenciero, bromista, un tío con mucha carisma y “molonidad”, que es una puta máquina en el combate. Vamos, que el tío es el puto amo, sin dudarlo.

Por supuesto, tenemos traiciones y demáses, la lucha de poder entre Batiatus, y Vettius, Solonius, una nueva mujer, seductora y manipuladora, llamada Gaia… vamos, que viene cargadita la miniserie.

No quiero soltar más spoiler, pero vamos, recomendadísima sin dudarlo un solo instante. Si el final de la primera temporada de Spartacus me pareció de los mejores finales de serie que he visto en mi vida, esta es una digna continuación. Brutalísima. Os dejo con el tráiler.



Ah, por cierto, ya se anunció el sustituto de Andy Whitfield en la segunda temporada de Spartacus. Es Liam McIntyre, y bueno, a ver qué tal lo hace el chaval, os dejo la ficha para que veáis si se parece Aquí….

No hay comentarios: