18 ago. 2009

Ríos de Tinta 8: Ciclo Drenai

¡Saludos a los Viajeros!

Como ya dije en la anterior entrada, con la llegada del verano se han esfumado directamente mis posibilidades de actualizar el blog con relativa frecuencia, básicamente porque soy un gandul, en primer lugar, y en segundo porque estaba de vacaciones, que lamentablemente ya han acabado.

Pero bueno, pendiente de un par de minireseñas cinéfilas, hoy os voy a hablar de una serie de novelas que he finalizado recientemente y que me ha dejado con un gran sabor de boca. He puesto algun que otro comentario por aquí, pero al final he decidido a dar mi opinión sobre la serie entera, pues tal y como su nombre indica es un ciclo.

Estoy hablando del Ciclo Drenai, del fallecido autor David Gemmell. Desde los tiempos en los que leí los relatos de Conan, no veía esa mezcla entre realismo crudo y épica, una historia brutal donde los héroes no lo son tanto, ni los "malvados" tampoco son tan malos. Todo ello, aderezado por unas escenas de acción bastante buenas (nada del Salvatore haciendo maniobras imposibles con cierto elfo oscuro...) y personajes que, en algunos casos, se quedan grabados en lamente de lo carismáticos que son.

Por ahora, publicados en español, hay siete libros. Existen arcos argumentales, que se abren y se cierran en tres libros, pero relacionados entre sí. Me explico, en los tres primeros libros, se nos cuenta la historia de Waylander, el mayor asesino de su tiempo, un hombre que debido a una tragedia, cae en una espiral de muerte y destrucción, que amenaza por acabar con su vida.
En los siguientes tres libros, se nos habla de Druss el Legendario, un antiguo granjero que emprende una desesperada búsqueda para encontrar a su amada, secuestrada por unos esclavistas, y de como llega a convertirse en una leyenda.

Y por último, el arco argumental iniciado por el séptimo libro, aún inconcluso, protagonizado por Tenaka Jan, un mestizo entre drenai y nadir (los bárbaros de las novelas, enemigos de los drenai), un guerrero excepcional a la par de estratega.

Es difícil decantarse por uno de los protagonistas, quizá el más "típico" por decirlo así, es Druss, pues al principio parece un trasunto de Conan, pero poco a poco va mostrando una evolución, pues es un hombre que ha nacido para la violencia y el combate, pero que en el fondo, está cansado de dicha vida, aunque no pueda alejarse de ella.

Una cosa que me ha parecido interesante del autor, es que sus protagonistas evolucionan en el tiempo, es decir, en un libro, Waylander aparece con 30 años, y en el siguiente, rondando los cincuenta. De hecho, en Leyenda, el primer libro que publicó aunque no esté ordenado cronológicamente, Druss el Legendario aparece como un anciano, lleno de dolores, pero que es capaz de empuñar aún el hacha para inspirar a los hombres que lo rodean.

Quizá las historias que plantea Gemmell no sean de lo más original, pero lo cierto es que consigue que en cuestión de segundos te veas inmerso en la convulsa Drenai, que te imagines empapado en sangre y sudor, luchando al lado de hombre que parecen dioses, combatiendo simplemente por sobrevivir.

Definitivamente, una serie de libros absolutamente recomendables, y desde que salga el siguiente (espero que lo publiquen, porque como el autor ha fallecido, no estoy seguro...) allí estaré para comprarlo.

Mi nota: 8

Adiós!

3 comentarios:

Javier Pellicer dijo...

Le echaré un ojo a esta saga, ya había oído hablar de ella, pero como hay tanta fantasía épica, es difícil decidirse por una saga. Pero me gustan los personajes complicados y realistas. ¿Has leído la saga de La Espada de la Verdad? Pues eso.

Un saludo!!!

Alsharak dijo...

Hombre la verdad que es complicado elegir... sobre todo porque hay mucho libro malo "camuflado" jeje. Fíjate que tengo los dos primeros de la Espada de la Verdad y no me ha terminado de enganchar, aunque reconozco que original sí que es.

Igual le doy otra oportunidad. En cuanto a Drenai, pues no esperes ninguna maravilla argumental, pero la verdad que entretienen y mucho, que no es poco. Y además con el añadido de que aunque todos los libros tienen relación entre sí son "autoconclusivos". De hecho, yo leí primero el séptimo, y aunque hay cosas que se escapan, en general no hay problema.

Un saludo y gracias por pasarte Javier.

Javier Pellicer dijo...

Pues a mí La Espada de la Verdad, al menos las dos primeras partes (que forman un todo), me cautivaron desde la primera página. En mi opinión, tiene todo lo necesario para ser una gran obra fantástica: un argumento original, personajes con fuerza y complicados (aunque al principio no lo parezca), grandes descripciones (ojo cuando Richard es poseído por primera vez por la rabia de la Espada), una historia de amor potente de verdad (y picantona más de una vez), y maravillas jamás vistas como las confesoras y las sublimes morth-sith (Ah, mi querida Deena!!!). Y no olvidemos las originales reglas del mago... vamos, que lo tiene todo.
Un placer pasar por aquí...