19 jun. 2009

Críticas de Cine 11: Terminator Salvation

¡Saludos a los Viajeros!

Hoy os traigo una mini reseña peliculera, basada en el último episodio (por ahora) de la saga comenzada tiempo atrás por James Cameron, y que encumbró a Arnold Schwarzenegger en la cima del éxito, Terminator.




Poco hay que hablar sobre ella o su argumento, en el que un cyborg enviado del futuro quiere acabar con la vida de Sarah Connor, futura madre del líder de la Resistencia Humana, John Connor.


Bien, pues tiempo después de la última película (en la que aparecía la TX, un terminator hembra), el director de los Ángeles de Charlie 1 y 2, McG, dirige esta secuela, centrada en el futuro inmediato, cuando Skynet se ha hecho con el poder y trata de eliminar a la humanidad por completo.


He de decir que tenía sentimientos encontrados con esta película. La parte positiva, era que los trailer tenían pinta de estar bien, la recreación "postapocaliptica" estaba muy bien conseguida, y la presencia del omnipresente Christian Bale, que garantiza algo de buena actuación, como mínimo.


La parte negativa... McG. El director de semejante bazofia como los Ángeles de Charlie no me parecía el más indicado para esta película, pero bueno.Así que entre en el cine, a ver que tal.
Y cuando salí, me quedé que ni fú ni fa. A ver, empecemos por el principio:


El argumento nos situa en el año 2018, cuando John Connor aún no es el líder de la Resistencia. Allí, malviven como pueden, luchando contra Skynet, e intentando vencer. Efectos correctos, actuaciones correctas, acción y explosiones sin límite...


¿Cual es el problema pues? Pues que canta demasiado que es una "peli puente" preparando para la nueva saga, o trilogía que pretenden hacer. Pasa el metraje, y te quedas con la sensación de que realmente no ha pasado mucho... El personaje de Marcus está un poco desaprovechado... En definitiva, que la película no está mal, pero tampoco es nada del otro mundo.


Eso sí, como entretenimiento palomitero, genial...


Mi nota: 6,5










SPOILER

La aparición del Cuache... mucho mejor de lo que esperaba, probablemente sea lo mejor de la película...

9 jun. 2009

Una de noticias...

¡Saludos a los Viajeros!

Hoy traigo un popurrí de noticias frescas, mezclando series, cine y todo lo que pille por delante jeje.

La primera, es el estreno, el día 14 de Junio, de la segunda temporada de True Blood. Como recordaréis en la reseña que hice en esta entrada, recomiendo encarecidamente el visionado de esta serie, que SI ofrece de verdad un nuevo punto de vista sobre los vampiros, no como la moda de Crepúsculo (o High School Musical 4 jejejee), que tanto odio. Dadle una oportunidad, que aunque empieza de forma extraña, luego mejora considerablemente. A la espera quedo de ver la segunda temporada…

La segunda noticia es cinéfila. Bien, como algunos sabréis, Robert Rodríguez se ha metido de lleno en la producción de “Predators” la secuela directa de la gran película Depredador, dirigida por John McTiernan, en la que Arnold Schwarzenegger encarna a Alan "Dutch" Shaefer, el aguerrido militar. Bien, pues al parecer, Rodríguez ha comenzado las negociaciones para que Arnie haga un cameo en la nueva peli! Si lo consigue será todo un puntazo la verdad. Se supone que la película prevé su estreno el 7 de julio de 2010, a ver que demonios sale de ahí.

También se confirma el reparto de la cuarta parte de Spiderman (¿porqué odian a mi querido trepamuros?¿Que les habrá hecho…?), y repiten tanto el soseras de Tobey, como Kirsten Dunst, que si bien no pega ni con cola como MJ, al menos es guapilla…

¡Nos despedimos por hoy!

4 jun. 2009

Otra mala noticia

¡Saludos a los Viajeros!

Seguimos con las malas noticias. Me acabo de enterar del fallecimiento de David Carradine, popular por la, ya mítica, serie de Kung Fu, y por interpretar a Bill, en la película Kill Bill, de Tarantino.

Dicha serie, sobre artes marciales, tenía como gran protagonista a Kwai Chang Caine,el “Pequeño Saltamontes”, encarnado por David Carradine. Esta serie, de los años 70. Sólo en su primera temporada de emisión, recibió siete nominaciones a los Emmy, incluyendo el de Carradine en la categoría de Mejor Actor.

El joven Kwai Chang Caine se educó en el monasterio de Shaolin cerca del año 1800, lugar donde aprendió la auténtica disciplina del Kung Fu. Contrario a toda forma de violencia, se enfrenta a su máximo reto cuando su maestro es asesinado por los soldados imperiales. Tras vengar la muerte de su guía espiritual se traslada de China al Oeste americano, donde ayuda a los débiles y lucha contra los opresores al tiempo que es perseguido por las autoridades chinas. Kung Fu consiguió ya en el año 1972, a través de la historia de un errante chino, trasladar la cultura oriental a Occidente.

Esta serie clásica, (que persiste hasta nuestros días, con frases como ¿Donde está el pequeño saltamontes? o la frase común... ¡Caminé más que Kung Fu!) catapultó a Carradine al estrellato durante los siguientes tres años, hasta que dejó la serie para dedicarse a su carrera cinematográfica.

Como aficionado a las artes marciales que soy, sólo puedo decir:

¡Qué grande, Carradine! Descansa en paz

Fallece David Eddings

¡Saludos a los Viajeros!

Hoy llego con una noticia que entristecerá a algunos que sé que siguen este blog. David Eddings, famoso escritor de fantasía, ha fallecido a la edad de 77 años, según dice su página de Twitter (el Facebook americano) así como su editorial, Del Rey.

Eddings fue el autor de esa gran pentalogía, las Crónicas de Belgarath, así como su continuación, las Crónicas de Mallorea, así como la trilogía Elenium, protagonizada por el caballero Falquian, y el Tamuli, que finalizaba la saga.

Recuerdo con especial cariño todos los personajes de Belgarath, pues a pesar de ser típicos, la forma de escribir de Eddings, con una fina ironía, les dotaba de un carisma especial. Me encantaba Belgarath, disfrutaba enormemente con el sarcasmo de Seda...

Sus continuaciones posteriores no llegaron a ser tan buenos como el primero, quizá por reiteración de tramas, pero seguía manteniendo el humor y los mil y un embrollos en los que metía a los pobres protas.

Está claro que nunca llegó a ser de los mejores del género, pero sin duda hizo pasar muy buenos ratos a sus seguidores, entre los que me incluyo.

Descansa en paz, David.