29 jun. 2010

Pendragón Año 487: El Banquete de la Espada

Este año, la Corte del Rey Uther se trasladaba a Salisbury, y el personal del Castillo de Sarum se hallaba agitado ante la presencia del monarca. El Conde Roderick se hallaba ocupado con los preparativos, con la intención de agasajar a su señor de la mejor forma posible, y por ello, los caballeros, convertidos en la comidilla de los cortesanos del condado, apenas lo veían.

Lentamente iban llegando los caballeros y grandes nobles aliados de Uther, y por fin, una soleada mañana, se pudo distinguir a lontananza el enorme séquito del Pendragón. Montaba un hermosísimo corcel, de gran alzada y finas líneas, blanco como la nieve, y sus vestiduras podrían hacer sonrojar a los caballeros, a pesar de sus flamantes ropas nuevas.

Junto al monarca, cabalgaba su hijo, el Príncipe Madoc, no menos impresionante que su progenitor, del que había heredado su fiera mirada y anchura de hombros, departiendo con sus camaradas de armas.

La recepción fue fastuosa, y al anochecer se celebró un gran banquete, en el que los caballeros estuvieron presentes, aunque alejados de tan poderosos y nobles señores. Tras interminables rondas de comida y bebida, a cual mejor manjar, comenzaron los tradicionales regalos entre los señores.

Los nobles fueron desfilando ante el monarca, presentándole sus dádivas. El propio Conde Roderick se acercó a Uther y le entregó un hermoso yelmo, decorado con dos osos de color blanco, fabricado en las lejanas tierras de Noruega. Tras una larga ceremonia, en la que Sir Garrick aprovechó para conversar animadamente con Lady Adwen, la rica heredera que estaba siendo objetivo de sus galanterías, fue el turno del Príncipe Madoc.

A una señal suya, entraron unos hombres portando pesados cofres, los cuales depositaron en el suelo. Uno contenía oro y plata, el otro, rebosaba de brillantes joyas, y el último, tenía sedas, telas y mantos de calidad exquisita. Era el botín obtenido de los sajones.

El Rey Uther, complacido, reparte casi sin mesura, y todos en la corte reciben su premio, incluso los jóvenes caballeros obtienen varias monedas de plata.

-¿Nada más? Pero si tiene tres cofres llenos…- Sir Garrick, alabando la largueza y generosidad de Uther.

En ese momento, las puertas del gran salón se abren, y heraldo anuncia la llegada del Sabio Merlín, Archidruida de Britania. El druida entra en la sala, caminando con paso firme, su cayado de serbal golpeteando el suelo de la estancia. Una sonrisa divertida se insinua entre su barba entrecana, y sus extraños ojos dorados contemplan a la multitud con alegría.

- ¡Adelante, Sabio Merlín! ¡Siempre sois bienvenido a mi lado, Archidruida y Bardo de Britania! – exclamó Uther con sus potente voz.

- Veo multitud de regalos aquí – respondió Merlín -. Regalos sin duda dignos de un gran hombre. Pero vos no sois como el resto de los hombres, Uther. – continuó mientras giraba, dirigiendo su voz estentórea a todos los rincones de la sala. A pesar de que no hablaba alto, todos los presentes, desde el primero hasta el último, escuchaban con claridad las palabras del druida.

-Vos sois Uther Pendragón, Monarca de Britania, y sin duda nadie ha alcanzado más alta dignidad, ni siquiera los Emperadores de Roma. Un hombre de tal valía, un hombre que puede poner paz en nuestra buena tierra, se merece un presente aún mayor…

Un revoloteo de su capa, y donde antes estaban las manos vacías de Merlín, se encontraba ahora una hermosa espada, con guarda de oro y brillantes, y una vaina igual de impresionante, una espada que los jóvenes caballeros conocían muy bien.

El sabio druida sujetó la espada por la vaina, ofreciéndosela a Uther, que con mano trémula, acercó sus dedos a la empuñadura. Tras un instante de duda, la desenvainó, y un brillo dorado inundó la estancia, al tiempo que la voz del Bardo de Britania se hacía escuchar.

- ¡HE AQUÍ A EXCÁLIBUR, LA ESPADA DE LA VICTORIA! –

El monarca se llevó la espada hasta sus labios, para besarla con reverencia, y luego dirigió su mirada a los allí presentes.

- Con esta espada en mis manos, ninguno de mis enemigos podrá oponerse a mí. – susurró Uther.
- Lo único que debes hacer es actuar siempre con justicia – le respondió Merlín.
- Creo que es el momento de visitar a unos viejos amigos – dijo Uther con una sonrisa, ante la algarabía general.

A continuación, Merlín llamó a los jóvenes caballeros, que le habían ayudado a conseguir la espada, y les ofreció relatar dicha historia, lo cual procedieron a hacer con indudable gracia, en una narración coral que impresionó a los cortesanos.

Al día siguiente, el Conde Roderick reunió a sus caballeros, y les informó que el Rey Uther se iba a dirigir al norte, a visitar a algunos caballeros poco leales, pero que su hijo Madoc estaba reclutando voluntarios para saquear los territorios sajones del este.

Como la mayoría de los jóvenes hambrientos de gloria y botín, los caballeros decidieron que acompañarían al Príncipe Madoc.


Se aprestaban las espadas, se ajustaban la armadura, pronto correría la sangre...

10 comentarios:

Loic ap Tonan dijo...

Y ya lo creo que corrió la sangre...
Jo, que épico el relato, casi me pongo colorado por haber estado presente en un momento tan importante xD.
Lástima que en esa noble corte... sepamos de la existencia de un vil traidor ¡chan chan chan! No todo podía ser bonito y puro, al parecer.
Y lo que daría el caballero Juramentado por una de esas pedritas preciosas, aunque se lo gastaría en invitar a los colegas a un banquete, seguramente.
Un saludo!

Sir Garrick dijo...

O en ser tan generoso salvando d un mal año a sus camaradas que con total seguridad sera recompensado...

No quiero mas sangre... no me gustan las reglas esas de ostia a saco contra nosotros... me divertia mas viendo como morian los otros que no nosotros...

Salve Uther!

Alsharak dijo...

Pues sí, la verdad que es un momento super epico. En verdad, me da montón de coraje no poder, o no saber transmitir lo importantes que son determinadas escenas... Espero poder mejorar poco a poco, a ver.

Y hombre Garrick, es que no era normal, matabais sajones como quien mata hormigas, y así no hay reto posible. Precisamente una de las características de Pendragón es que es bastante fácil llevarse ostias a mansalva, quizá así os lo penséis más a la hora de saquear jaaj.

Saludos!

Sir Garrick dijo...

Ehmmm creo recordar que el buen Sir Loic y el buen Sir Garrick son de los caballeros más "precavidos" del grupo... por un lado tenemos al Oso de Salisbury que bueno, no tiene en buena estima su vida lanzandonse y regocijandose en haras de una muerte "glorisa"... Por otro lado, que esperas de un caballero cuya adversión hacia los sajones lo manda a lanzarse de cabeza conrta toda una falange de estos bárbaros? a la vez que sube unas escaleras (estando herido) hasta llegar a una torre para lanzarse de cabeza a dar ostias a mansalva?

No amigo no... la prudencia se debería de recompensar y el Caballero Acojon... que diga Juramentado y Sir Garrick deberian morir entorno a los 120 años de edad aproXXX

Un saludo

PD: Mola mas masacrar sajones caca..xD

Anónimo dijo...

Si si es cierto, tengo la impresion que en la última partida lo único que hacía mi pj era gritar como un poseso, "al atakeeeee!!!" para a continuación, caer como una frágil mariposilla inconsciente al suelo. Sigo pensando que deberíamos dejar de ser los protas de la aventura y que coja el testigo Sir...esto... el que lanzo su lanza(y que valga la redundancia) desde el otro lado del rio xDD.

ese si es un crack.

Loic ap Tonan dijo...

Lo que pasa es que Dani se pasó por los foros sajones y estaban llenos de flames del tipo "nerf caballeros britanos ya, el otro día se tiraron 2 vs 40 y nos campearon toda la tarde".
Es cierto que, al salir indemne gracias a una bella combinación entre cobardía y suerte, la regla del taponazo que derriba todavía no me ha afectado, sin embargo, en un futuro cuando nos enfrentemos a sajones de verdad, no masillas, lo del derribo podrá ir también a nuestro favor.
Yo digo que ánimo y palante, que no se diga que los caballeros vendados se rindieron sólo por unas pocas lesiones mortales.
¡Salve Uther, y a ver si nos subes la paga!
P.D.: nerf sajones de las torres xD

Anónimo dijo...

No, si no es que tenga ningún problema con la regla esa, me parece justo además. Pero leñe, ahora si que cobra importancia el tener una churri para que nos de hijos a mansalva, que me da que la vida de nuestros nobles, aguerridos y, por último apaleados caballeros corre serio peligro de precipitarse hacia un tétrico final...

Una nueva orden fue fundada en la última campaña, los caballeros vendados... Causa pavor el escuchar su nombre siquiera, ya que luchan sin temor a la muerte, cuya única motivación es el ansia de cortar sajar y mutilar al enemigo para caer insconcientes en el furor de la batalla y cuando más falta hacen... temblad enemigos de britania, los caballeros vendados no tendrán piedad con nadie... ni siquiera con ellos mismos.

Dame panchitos nena!!!!! hahahaha!!!

Alsharak dijo...

Joer, con la expansion 3.0.12, la "Burning Saxons", los sajones de las torres estaba bugueados jaja. Al final todos los /crys en el foro de Pendragón Esp funcionaron, ahora los Sajones lo petan en pvp xdddddd

El problema es que determiné la calidad de los de las torres con la tabla de batalla, que no debería ser así pero bueno.

Como ya dije, todavía estoy subiendo niveles de master, dentro de poco haré "Sunken Saxon Temple" o Zul'Sajar y Cortar a ver si subo levels jajaja.

De todas maneras es lo que os había dicho, que es importante tener jovenes cabronzuelos que os chupen las libras a base de bien, para que cuando os maten (que probablemente pasará, ya os lo digo yo...)no empezar de 0 patatero.

Saludos!

Anónimo dijo...

Pues na... en la prox partida Lady Adwen deberia de sucumbirr ante los encantos de Garrick el vendao... creo que podrias facilitarle las cosas al chavalin, y bueno... que es el unico que se lo ha currao fleje, deberias cambiar esa regla y que caiga rapido en sus brazos..

Exijo que se repita la proeza de la torre pero sin determinar los guardias con la tabla!! cargamos la partida en ese punto y dejamos el resto tal cual!!

Que opinan caballeros?

Anónimo dijo...

Mejor lo dejamos asi y no tentamos al destino....

Por cierto usurpador!! sal de entre las tinieblas y muestra tu jeta... el anonimato es mio, solo mio....

fdo. sir laaaangley.