18 mar. 2013

Pathfinder ha podido conmigo...

Lo he intentado. En serio. Me he esforzado, aunque desde el principio tenía mis reservas, pero ha podido conmigo. Y eso que me gustaba el personaje, y la idea de la partida. Eso de ir explorando unas tierras, librándolas de problemas, hasta crear un reino propio me parece una idea brutal, es más, seguramente la aproveche en alguna partida futura, sin duda.

Pero a pesar de las cosas buenas, el sistema me saca de la partida. Me es imposible disfrutar cuando estoy TAN encorsetado. Y no es cosa del Director, aunque considero que gestionar una partida como Kingmaker, que básicamente es un “sandbox” orientado a las hostias no puede ser fácil. De hecho si aguanté tantas partidas fue por el Director.

Mi forma de entender y disfrutar el rol parte de la premisa de que puedo hacer lo que quiera con el personaje, o al menos, deben hacerme creer eso mismo. Y con el sistema que usa Pathfinder es imposible. Sé que es un debate eterno, y habrá quienes me salten con el típico “pues yo en D&D interpreto y tal y cual” y oye, si lo hace, pues perfecto, y si lo disfrutan pues mejor para ellos, pero no es mi caso.

A mí, el que en un combate, me saquen un mapa hexagonado, me digan aquí hay esto, aquí esto otro, y me digan, si te mueves más de 5 pies, pasa esto, si te intentas escapar del combate, te hacen un ataque de oportunidad… me jode por completo la partida.

Pongo un par de ejemplos:

Sala hexagonal, con un bicho. Voy con mi caballero, que lo único que puede hacer es pegar. SE ACABÓ. Da igual lo que describas, da igual lo que intentes. Si no tienes la dote… pegas y se acabó. Y me veo a mi compañero bailoteando alrededor del bicho contando casillas a ver si llega hacia no se qué lado. Y yo ¿Por qué no le pegas? Es que para flanquear hay que estar en X posición, si no, no cuenta…O_o

Otro ejemplo… estamos en un pasillo. Vienen unos bichos, y yo y el otro pj empezamos a currarnos. Me coge una araña, me parte en quince, y me deja inconsciente. Digo yo, bueno que se adelante el otro pj y siga luchando. No, es que la casilla está ocupada… Lo único sería, que el pj de Saulo retrocediera 5 pies, y así entro yo. Y yo… no puede saltar por encima? No, no se puede.

Para mí esto es el ANTI ROL. Al que le guste perfecto, pero yo no lo quiero ni ver. Esa fue la razón por la que odié D&D en su momento, y he necesitado sólo 4 o 5 partidas para descubrir lo que ya supe en su momento. Jugar con miniaturas y mapitas, para mí NO ES ROL Y NO ME DIVIERTE. Que mi personaje no puede hacer nada, porque no tengo la dote adecuada, para mí NO ES ROL Y NO ME DIVIERTE. Y así, ad infinitum.

Es una putada, porque creo que Paizo está haciendo cosas muy guapas, y está sacando aventuras, que creo que es de lo que adolece el rol hoy en día. Muchos básicos y pocos módulos. Pero bueno, es lo que hay.

Así que básicamente, ¡ahí te quedas Pathfinder!

4 comentarios:

Oscar Iglesias dijo...

No todo el mundo disfruta con todos los sistemas.
D&D en general (D&D 3ª, pathfinder, o cualquiera de esos old school...) son lo que Bester denomina "juegos de rol tacticos". El nombre me hace mucha gracia, pero es bastante real. El tipo de reglas que incorporan los acercan mas a los juegos de mesa que a los de rol, y dependiendo de como se interpreten esas reglas por master y jugadores se estara mas en un lado u otro.
En mi grupo de juego habitual si interpretabamos en D&D, y haciamos combates con maniobras de todo tipo, eso si, con los negativos apropiados.
Yo nunca le he impedido a los jugadores hacer cosas raras.
Provocar y distraer al enemigo?, claro, tira actuar.
Hacer acrobacias con una armadura pesada y saltar por encima del ogro mientras le golpeas con tu mandoble?, porque no?, acrobacias con negativos, ataques de oportunidad, ataca con el mandoble a una mano y boca abajo...

Cualquier sistema llevado al extremo es un juego de mesa.
Hasta FATE usa cuadricula y te restringe lo que puedes hacer a un grupo de maniobras mi cerrado. Si te lo tomas al pie de la letra, claro.

En cualquier caso, cada juego esta orientado a un tipo de partidas, y si juegas D&D (pathfinder... ) sabes que vas a reventar cabezas XD

Animo y mas suerte con el proximo que probeis.

Alsharak dijo...

Claro que puedes interpretar en el D&D, de hecho, yo siempre he mantenido que, una buena partida supera a cualquier sistema. Pero sí que es verdad que el D&D está muy muy enfocado a eso que comento, y lo que tu hacías (que yo en su momento también hice) no es otra cosa que un "parche de master".

Y sí, reventar cabezas está bien... una vez. A las dos partidas me aburro jeje.

Gracias por pasarte Oscar!

Sendel dijo...

Debo ser uno de los pocos que disfrutó un montón con KingMaker como jugador (llegamos al 3º libro antes de palmar y cabrearnos con el master reglas) también es verdad que nos dirigía un tío que le preguntabas las cosas y te decía de memoria donde estaba y en que párrafo...

Grabábamos los discursos (tengo uno subido al blog y todo) que hacíamos para fortalecer la moral del pueblo ante tantas tesituras, lloramos con nuestros pjs y maldecimos aquella tierra como nadie.

Siento que no lo hayas disfrutado.

Alsharak dijo...

El caso, Sendel, es que sí que me había metido montón en el tema. Me encanta la idea de ir pacificando las tierras, las dudas cuando llegan nuevos colonos, si son de fiar o no... Pero es lo que dices, o el master se prepara de tal forma la partida que parezca una oposición a funcionario, o se ralentiza.

Y si encima, el sistema me frena tanto. Ayer mismo jugué una partida a un mundo inventado, en el que llevo una especie de monje shaolín,y disfruté como un enano saltando por los aires y haciendo mil chorradas. ¡Y sin mapitas ni figuras!

Ya tengo asumido desde hace tiempo, que lo que a uno le encanta, otro lo detesta jaja. A ver si convenzo al master para que haga dicha aventura pero con otro sistema...

Gracias por pasar!