5 ene. 2010

Desempolvando al Maestro Tolkien

¡Saludos a los Viajeros!

Últimamente he estado tan liado que no he tenido tiempo ni de felicitar a mis pocos lectores por un nuevo año.
Entre regalos, salidas, fiestas y sobre todo, cantidades ingentes de curro, apenas he tenido tiempo para nada.

Pero entre todas estas cosas, para algo me ha servido esta Navidad, y es para sacar de su inmerecido e injusto retiro al MAESTRO (así, como mayúsculas) Tolkien. Y también, para volver a recordar el excelente trabajo que realizó Peter Jackson con una adaptación que roza la perfección.

Y os estaréis preguntando…¿Cómo es posible que abandonaras a Tolkien? Pues claro, entre Juego de Tronos, otros libros, juegos, películas y demás, pues claro, uno almacena esos libros y esas películas como un recuerdo, muy bueno eso sí, pero recuerdo.

Claro, al reponer en estas fechas la película de la Comunidad del Anillo, fue sentarme en el sillón en plan: “¡Hostia, mola, el Señor de los Anillos!” y volví a ser hechizado por ese mundo maravilloso, esos elfos, altivos y sabios, que jamás podrán ser copiados, los enanos leales y fuertes, no borrachazos barrigudos como nos hacen creer en otras historias, esos Héroes, sobre cuyas espaldas descansan los destinos de poderosas naciones… simplemente increíble.

Como muchos otros, me inicié en el mundo de la literatura fantástica con esa joya que es El Hobbits. Y ahora, bastantes años después, con muchísimos libros más a cuestas, algunos buenos, otros peores, otros muy buenos, pero ninguno, ninguno, consigue ponerme los pelos de punta como lo hace el maestro británico.

Así que ahí ando, leyendo, re-viendo todas las películas de SdLA extendidas, he vuelto a jugar al Señor de los Anillos Online, del que hablaré en otra entrada, y sobre todo, intentando sacar un huequito para comentar algo.

Como ya dije en otra ocasión:





No es oro todo lo que reluce
ni toda la gente errante anda perdida.
A las raíces profundas no llega la escarcha
el viejo vigoroso no se marchita.
De las cenizas subirá un fuego
y una luz asomará en las sombras;
el descoronado será de nuevo rey,
forjarán otra vez la espada rota.

No hay comentarios: