7 nov. 2012

¡Saludos!

Como quizá algunos sabrán, hace tiempo comencé con mucha ilusión la Gran Campaña de Pendragón el, para mí, mejor suplemento existente para un juego de rol. Para un fanático de las leyendas artúricas como soy, el juego de rol de Pendragón ejerció una fascinación brutal en mí desde la primera vez que lo vi en una estantería del Corte Inglés, eones atrás.

Como no, no paré hasta reunir el dinero necesario (para un jovenzuelo de 15 años, no era tarea fácil) para pillármelo. Mientras mis compañeros se flipaban con D&D, MERP y demás zarandajas habituales de la época, yo me introducía en mi añorada Britania, con sueños de Gloria, Honor y Caballería, donde eso de los PXs era una utopía! Me encantaba el estilo del manual, sencillito, pero muy evocador, con las páginas decoradas, las citas de las historias artúricas, los dibujos a blanco y negro de Merlín...

Pero la desgracia se cebó en mi cuando, sin haber podido jugar ninguna partida, ese manual desapareció. No sé cómo, si se perdió, si mi madre lo tiró a la basura, pero nunca supe lo ocurrido con él, y Pendragón cayó en el olvido.

Hasta que hace un tiempo, me pude hacer con una copia digital. Lo imprimí, descubrí la PGC, y me dije que tenía que quitarme esa espinita. Reuní a dos jugadores, que comenzaron la partida excepticos, y poco a poco, fuimos aumentando, tanto en número como en interés, hasta el punto de que algunos jugadores me decían que era la mejor partida que había dirigido (también la más larga y continua, todo hay que decirlo jeje). Lamentablemente, a pesar de lo bien que iba, por una serie de circunstancias, la campaña se paró.

Hasta que comencé la nueva campaña de La Leyenda de los Cinco Anillos, que me devolvió las ganas de dirigir. Encima, leyendo el Fanzine Rolero, veo que Aquilifer también ha comenzado con Pendragón, y al final, me encontré releyendo las entradas de Carlos de la Cruz, y volviendo con las novelas del Señor de la Guerra de Cornwell… cuando me quise dar cuenta, ya me encontraba por el Espíritu de Britania, y ya estaba pensando en Merlín, en la muerte de Gorlois y el casamiento de Uther…

Vamos, que volví a emitir la llamada, y los Alegres Caballeros partieron raudos desde sus señoríos, para retomar la Gran Campaña. Ya jugamos la primera sesión, el año 492, y me vi un poquito oxidado, pero poco a poco, volveremos por la buena senda.

Ahora, sólo me queda ponerme al día con las aventuras de los Caballeros, que me faltan algunas historias por subir… Espero que si alguien les echa un vistazo, se diviertan con sus desventuras!!



No hay comentarios: