31 dic. 2008

Críticas de Cine 3: Sin Perdón

¡Saludos a los Viajeros!

Desde pequeño siempre he sido aficionado a lo que llamaba “películas del oeste”, normalmente conocidas como Western. Disfrutaba con esos hombre de mirada acerada, más fríos que el hielo y con el revolver siempre cargado. Por eso, cada cierto tiempo me entra la nostalgia y vuelvo a ver esas películas que de niño me encantaron, sólo para descubrir que la magia que me atrapó en el pasado sigue estando allí.

Las puestas de sol, la música estridente de Morricone, el rifle de John Wayne, el poncho de Clint Eastwood… en definitiva, todo aquello que el amante del western adora. Pues ayer mismo, volví a ver una de esas películas, Unforgiven, o como se la conoció por estos lares: Sin Perdón


Image Hosted by ImageShack.us


Esta película, estrenada en 1992, cuenta con un tridente de actores principal de auténtico lujo: Eastwood, Morgan Freeman y Gene Hackman, y cuenta la historia de un viejo forajido, William Munny, ahora retirado y reformado, con granja e hijos, al que la fortuna no termina de sonreirle. Su mujer murió, y comienza a escasear el dinero.

Justo en ese momento, aparece un joven pistolero, Schofield Kid, y le comenta que hay una recompensa de 1000 dólares por matar a dos vaqueros que maltrataron a una prostituta. Aunque al principio se niega, pronto Munny se decide a un último trabajo, y convence a su viejo amigo Ned (Morgan Freeman) a que lo acompañe a Big Whiskey, el pueblo donde todo ocurre, cuyo sheriff es Little Bill (Hackman).

Desde ese momento todo se complica, así que no voy a revelar nada más del argumento, y comentaré mis impresiones:

Lo primero que uno piensa es…¡Dios mío, vaya películón! A los cinco minutos de metraje me di cuenta que si ha existido un hombre para interpretar el papel de cowboy duro y desencantado de la vida, ese es el viejo Clint. Ese gesto suyo, con los ojos entrecerrados, que nos recuerda a clásicos del spaghetti western como La Muerte tenía un precio, o Por un puñado de dólares, es simplemente genial.

La historia, sin recurrir al tiroteo fácil, se cuenta de forma sencilla, con ritmo y pulso, sin llegar a aburrir en ningún momento, hasta llegar a su apoteósico final, de lo mejor que he podido ver en este género.

Hay que destacar que esta película huye del tópico del héroe pistolero, que mata a todos sin despeinarse. Aquí los protagonistas son humanos, y como humanos que son no siempre toman la mejor decisión, simplemente, han tenido suerte, como bien dice Munny en una escena de la película.

En definitiva, una película muy, muy recomendable, tanto para aficionados al western, como para los que gusten del buen cine en general.

Me despido con la frase que le dice Munny a Gene Hackman en el saloon:

- Así es. He matado mujeres y niños.
- He disparado sobre cualquier cosa que tuviera vida y se moviera.
- Y hoy he venido a matarle a usted….

Mi nota: 8,8

2 comentarios:

mondragon lasombra dijo...

no soy un amante del western clasico, pero esto es un peliculon incluso para los que, como yo, no suelen disfrutarlo.

Y es que el sello clint eastwood rara vez decepciona.

Alsharak dijo...

La verdad que es dificil encontrar algo hecho por Eastwood que sea malo, ya sea como actor o como director.

Te puede gustar más o menos, pero malo no es.

Saludos