5 may. 2009

Recordando Viejas Glorias: Blade

¡Saludos a los Viajeros!

Mientras preparo la lista de entradas que tengo pendientes (se me acumula el trabajo…) hoy aprovecho para hablar de una película que para mí fue un mito en su momento, y que aprovechando su reposición ayer por la noche, pude comprobar que sigue manteniendo frescas todas aquellas cosas que me encantaron en su momento.

Estoy hablando de Blade, esa película protagonizada por Wesley Snipes, Kris Kristofferson y Stephen Dorff, en la que Snipes daba vida a un cazador de vampiros de estética muy molona, basado libremente en los comics Marvel.



Sí, soy consciente de que la película fue atacada por la crítica, y de acuerdo, no voy a negar que como película en sí, sea mala. Su argumento está cogido con hilos, tiene fallos a mogollón (como demonios nace un vampiro de pura sangre?????) y unas interpretaciones cuanto menos, cuestionables.

Pero me encanta. Me gusta tanto que la fui a ver cuatro veces al cine en su momento, y aún hoy, cada vez que puedo la veo. ¿Por qué? Os preguntaréis, y voy a hacer un pequeño resumen de las cosas que me gustan.

Su estética. Blade mola mucho, digan lo que digan. Vale que es raro que un tío se pasee por la calle así, con espada incluida, y nadie diga nada, o que el tío haga mil flipadas y no se le caigan las gafas de sol, pero que queréis, el tío mola un huevo.

Las coreografías de artes marciales. Me encanta el estilo seco y duro de Snipes, con golpes muy marcados que refuerzan la sensación de fuerza. Se nota que el actor es experto en artes marciales, pero en ninguna de las posteriores (que no me gustan…) se repiten estos magníficos combates.

LAS DOS ESCENAS. Así, con mayúsculas. La película tiene dos escenas clave, que son las que aún en día me siguen flipando. La primera, la de la discoteca del inicio, que ayudada por una banda sonora espectacular, se queda marcada en la retina.
Y la segunda, la final, cuando Blade bebe la sangre de la protagonista, y recupera sus fuerzas, repartiendo a diestro y siniestro.

Vampiros, hostias, protas molones… ¿Que más se puede pedir? En definitiva, un clásico.

Lástima que ninguna de las posteriores le lleguen a la altura, a pesar de Guillermo del Toro. Como dice el amigo Blade:

¡Se ha abierto la veda de los chupacuellos!

5 comentarios:

Javier Pellicer dijo...

Para mí Blade significó la primera piedra de la nueva hornada de películas de calidad basadas en mis queridos cómics Marvel. El éxito de Blade (película más que digna, a pesar de las exageraciones, no olvidemos que se trata de un personaje de cómic)supuso la oportunidad para que aparecieran otras como la magnífica X-Men y, con el tiempo, la aún mejor Spider-man (¿qué lector de cómics no flipó al ver por primera vez al trepamuros? Porque no cuentan los telefilmes patéticos de los setenta). Desde entonces, ha habido películas de superhéroes para todos los gustos (patéticas, como Los 4 Fantásticos, geniales como Iron Man, u otras mal entendidas pero buenísimas como la primera de Hulk).
Pero ojo, lo que nos viene promete. Iron Man ha sido el esbozo para el gran proyecto cinematográfico que Marvel prepara: la más que deseada adaptación al cine de The Avengers (mi supergrupo favorito). Primero llegará la segunda parte de Iron Man, luego Thor, y, como prólogo, la película del Capitán América, que según se dice enlazará directamente con Los Vengadores.
Veremos si todo llega a buen puerto.
Y, todo esto, se lo debemos en buena medida al éxito de Blade.

Alsharak dijo...

Primero que nada, gracias por pasarte por aquí, Javier! Y segundo, decirte que mi supergrupo favorito será, por siempre los Avenger.

Y bueno, también miro con esperanza a la nueva hornada de pelis Marvel. Cuando vi la nueva de Hulk, y vi al malo chutarse el suero del supersoldado y pelear contra Banner, mi mente borró a Blonsky y lo sustituyó por Rogers jeje.

Reitero las gracias, y nos vemos por aquí, o por tu blog, que enlazo presto!

Alsharak

Javier Pellicer dijo...

Bufff, fue genial eso de Blonsky, todo un detalle para los marvelitas. Los que no han leído cómics Marvel quizás se sientan un poco desorientados, pero para nosotros es un guiño extraordinario (junto con la aparición de Tony Stark, o la de Nick Furia en Iron Man).
Pero, aunque la última de Hulk me ha gustado (técnicamente mucho mejor), argumentalmente prefiero la primera, me parece más profunda (aunque también más lenta).
Y por cierto, ¿por qué en la segunda se cargaron los saltos típicos de Hulk?

Te sigo por aquí y te espero en Tierra de Bardos.

Specter dijo...

Bueno, Blade es un mito del cine superheróico, y cualquier amante del cómic, se verá gratamente satisfecho con esta adaptación.

La banda sonora, y la escena de la discoteca, brutales, y el pobre Santi Segura... Espectaculares, una de esas pelis, que no te acuerdas de ellas cuando hablas con los colegas, pero cada vez que la ponen en la tele, dejas el canal puesto, porque te atrapa y sumerge desde el primer momento...

Y bueno... a mi m gustó Fantastic 4... xDDD

Un saludo

Specter

Javier Pellicer dijo...

Hombre, Dragon Ball es peor, jajaja... no, Fantastic Four no es una película mala, pero se podría haber hecho mucho más con los personajes que dieron inicio a la Era Marvel de los superhéroes. Curiosamente, me gusta mucho más la segunda parte con la aparición de Silver Surfer. Pero al lado de Spider-man e Iron Man, no son casi nada.
Os recomiendo también la que han sacado de Lobezno, es espectacular y repleta de guiños maravillosos.