15 may. 2009

Ríos de Tinta 07: La Flor de Jade I, El Enviado

¡Saludos a los Viajeros!

Hoy voy a hacer la reseña de un nuevo libro, en este caso, del primer tomo de la Pentalogía La Flor de Jade, llamado El Enviado.
Publicado por Mundos Épicos, una nueva editorial que parece apostar muy fuerte por autores nacionales, que hay muchos y bastante buenos (de este tema hablaré en alguna otra entrada).


El autor, Jesús Barona Vilches, nos presenta aquí un nuevo mundo, rico y variado, pero al mismo tiempo lleno de “caras conocidas”. Elfos, enanos, orcos, trolls… en definitiva, todo lo que siempre ha caracterizado a una buena historia de fantasía.

Lo primero que tengo que decir es que se nota que el universo creado por el autor está perfectamente pensado al milímetro. Una enorme cantidad de nombres, ordenes, héroes, y un detalle que me ha encantado, multitud de notas al pie que ayudan a conocer mejor el mundo en el que transcurren los hechos.

Sobre la trama… bien es complicado. Hace algún tiempo, el Culto del Kallah, una oscura organización que adora a dicha diosa, se alzó en armas contra los humanos. Apoyados por legiones de orcos, goblins, saurios, hombres bestia y demás fauna, aniquilaron casi por completo a la humanidad, quedando ellos como gobernantes.

Ahora, unos jóvenes procedentes de nuestro mundo, se encuentran misteriosamente transportados al universo de la Flor de Jade, y se ven envueltos en profecías, contiendas y sobre todo, muchos problemas.

Voy a empezar con las virtudes de este libro:

Lo primero, la elegante prosa del autor. Pese a pequeños fallos que comentaré más adelante, la forma de escribir de Jesus Vilches nos atrapa, haciendo que sin darnos cuenta, estemos completamente inmersos en las vicisitudes de los protagonistas.

Segundo, los personajes. Ha creado una serie de personajes bastante atractivos, y bajo muy punto de vista, originales (Alwënn el medio elfo-medio enano es un ejemplo). Además, el grupo de jóvenes de nuestra realidad hace que nos identifiquemos con ellos, al hacerse constantemente preguntas sobre el mundo donde han ido a parar.

Y tercero, el magistral uso de lo que voy a llamar “el enigma”. El autor abre muchas líneas argumentales, presenta muchas situaciones y personajes que son muy atractivas, y luego, cuanto más interesante está la cosa, corta la acción dejándote completamente intrigado. (Un ejemplo claro lo tenemos con Akkolom, al principio del libro, que me encantó, y apenas supe de él hasta un buen puñado de páginas más adelante. O con el Venerable Ishmant, cuya primera aparición, no hace otra cosa que plantear más intrigas…)

Y ahora, con las partes negativas:

La primera, un fallo de estilo que comenté con el mismo autor (se suele pasar por el foro de Ábrete Libro, lo tengo en los enlaces del blog) es el excesivo, y cuando digo excesivo, es MUY EXCESIVO, uso de los puntos suspensivos. Sé que es un buen recurso para generar tensión, pero es un fallo que se repite demasiado.

La segunda, es que noté un bajón de ritmo notable en la parte final del libro. La Flor de Jade I empieza trepidante durante sus primeras páginas, pero a partir de la mitad del libro, mientras los personajes van vagando de un lugar a otro en compañía de los dos elfos, el interés decae. Creo que esa parte podría haberse aligerado si perjuicio de la historia final. Por suerte, en la parte final, remonta el vuelo, y de qué manera! (Grande, Rexor jejeje)

Conclusiones:

Creo que es un muy buen libro, una novela notable. Tiene algunos defectos que demuestran que es la obra de un escritor novel, pero son defectos que no empañan el resultado final, puesto que la historia y los personajes son tan potentes que disimulan los pocos errores.

Por mi parte al menos, espero ansioso su continuación, porque me he quedado con las ganas de saber lo que les ocurre a los pobres chicos.

Mi nota: 7

2 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Ahora mismo estoy terminando de leer esta novela, ya contaré mi parecer.

Rayco Cruz dijo...

Una gran novela escrita por un gran tipo. Altamente recomendable!